Uncategorized

Lactancia Mixta

Que difícil es la lactancia…

Yo tenia mis planes de alimentación para mi hijo. Quería una LME (lactancia materna exclusiva) hasta los 6 meses y luego comenzar con una dieta BLW (baby lead winner), lo tenía muy claro. Lo que nadie te cuenta es que las cosas no son como tu quieres que sean, son como tienen que ser, como vienen y eres tu la que te tienes que amoldar a las circunstancias.
Desde el primer momento nuestra lactancia fue muy compleja. Leo no quería engancharse al pecho por el tema del frenillo, tuvimos que recurrir a las pezonera.
Las que me sigais en Instagram, sabreis todos lo problemas que hemos tenido con el peso de Leo.
Desde que Leo tenia 3 meses notaba que no cogia peso, que por mucho que yo me pasara el día dándole el pecho él no engordaba. Me decían que no me preocupara, que había niños más delgados que otros, pero yo sabía que algo no estaba bien, así que un día sin más, decidí dar el paso a la lactancia Mixta.

 

Muchas mamás cuando cuento el porqué y el cómo pasé a la Lactancia Mixta me dicen que por qué me justifico por darle el biberón, pero no es justificarse, es explicarlo para que si alguna se encuentra en la misma situación en la que yo estaba la sirva de opción.

 

Empezamos con la leche de Almidón Advance (¡Atención! Contiene aceite de palma) y Leo cambió por completo. Empezó a dormir durante el día (cosa que no hacía desde el mes de vida), se quedaba saciado y tranquilo, pero también empezamos con los vómitos y las diarreas.

 

En la revisión de los 4 meses (que fue en la misma semana que empezamos con la lactancia mixta) comentamos los cambios que había tenido Leo desde que estabamos dandole la leche de fórmula y la enfermera nos dijo que era muy probable que el niño tuviera alergia a la proteína de la vaca/leche y que de ahí lo vómitos, diarreas y grumos blancos en las cacas. Nos explicó lo que era la leche HIDROLIZADA y nos invitó a probarla para ver si había cambios.

 

Hablando con ella en la revisión también decidimos introducir ya los cereales sin gluten en su alimentación, pues su curva no subia nada y necesitaba ganar peso.

 

Con la leche hidrolizada nos fue genial, la leche estaba asquerosamente mala, pero le ponemos un cacito de cereales y algo la endulzaba.

 

Leo empezó a coger peso, a estar más tranquilo, dormir más durante el día y las diarreas y vómitos desaparecieron.

 

Nuestro pediatra nos mandó al digestivo para saber si Leo es alérgico o no a la proteína de la vaca y como la leche hidrolizada es tan sumamente cara, nos recomendó darle al niño Enfamil Confort, que es PARCIALMENTE HIDROLIZADA.

 

Con esta leche volvieron a aparecer los grumos blancos y los vómitos, en menor cantidad pero igualmente aparecieron y empezó a despertarse muchas veces en la noche.

 

Al comentarselo al médico digestivo nos dijo que parece que claramente tiene alergia a la proteína, pero que hay que seguir haciendo pruebas para comprobar que tipo alergia es la que tiene.

 

Ahora por prescripción médica estamos con la leche hidrolizada de Nutriben (nos la cubre la

seguridad social) y con los cereales de Sanutri, ya que nada de lo que Leo coma puede contener dicha proteína.

Pero aunque lo pueda parecer, la alergia no ha sido nuestro mayor obstáculo en el inicio de la lactancia mixta. Hemos descubierto que nuestro hijo es excesivamente claro con lo que quiere y un poco especial con los biberones.

 

Hasta que encontramos el biberón perfecto para él, pasamos por unas cuantas marcas y modelos.
Todos los biberones de las canastillas los probamos e incluso el biberon que si cogia cuando nació, el Medela Calma, lo rechazó. No teníamos ni idea de que hacer para que Leo se enganchar bien a un biberón.

 

Probamos los de Tommee Tippee y al principio parecía que era el elegido, pero no, solo lo cogia cuando ya tenia muchisima hambre.

 

En mi búsqueda del biberón perfecto me recomendaron el nuevo de Suavinex, Zero Zero. Me recorrí todas las farmacias hasta encontrarlo. Pintaba muy muy bien. Bolsa anti cólicos, una silicona que imita el pecho y una tetina que intenta parecerse al pezón. Lo tenía todo para ser el biberón ideal, pero a Leo tampoco le convenció y me quedé sin 16€ y con un biberón que no quiere usar.

 

Entonces encontramos “El biberón”. Durante el embarazo mi madre me regalo un biberón de cristal de Suavinex por si en algún momento lo tenia que usar y ya agotada de luchar para que se tomara el biberon le di a probar de ese y….. Ni una sola pega puso.

 

También quería aclarar una cosa, desde el principio de mi embarazo me dijeron que la lactancia mixta era el fin de la lactancia materna y discrepo muchísimo en eso. Le toma entre tres y cuatro biberones a lo largo del día. Normalmente los biberones se los toma con mi madre o con su papá cuando yo estoy trabajando, el resto del tiempo el se engancha al pecho de maravilla, prefiere su teti al biberón.

 

Como os digo siempre, cada persona es un mundo, cada mujer un universo y cada bebé es distinto, con lo cual no hay una única verdad.

 

Espero que os sirva de algo mi experiencia y si teneis alguna duda, podéis preguntarme sin problema alguno que siempre que os pueda ayudar os ayudaré con todo mi corazón.
 
 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *